Sobre nosotros

El Servicio Civil para la Paz

El Servicio Civil para la Paz (SCP) es un programa para la prevención de la violencia y la promoción de la paz en regiones en crisis y conflicto. El SCP trabaja para un mundo donde los conflictos se resuelvan sin violencia. Nueve organizaciones alemanas para la paz y el desarrollo organizan las actividades del SCP conjuntamente con las organizaciones colaboradoras locales. El SCP es un programa fomentado por el Gobierno Federal Alemán. Técnicos y expertos del SCP apoyan a personas locales a largo plazo en su compromiso con el diálogo, los derechos humanos y la paz. Actualmente hay más de 350 técnicos y expertos del SCP que realizan sus actividades a nivel internacional en 43 países.

La prevención de la violencia es uno de los principales objetivos del SCP. No obstante, este objetivo no contradice el hecho de que el SCP trabaje a menudo en países donde los conflictos ya se han intensificado. En estas situaciones denominadas de «posconflicto», la paz suele ser frágil y existe el riesgo del retorno a la violencia. El Servicio Civil para la Paz y sus colaboradores trabajan para calmar los ánimos, poner en contacto a los grupos hostiles, equilibrar los intereses y, así, hacer posibles de nuevo la reconciliación y la coexistencia pacífica.

La idea de la justicia social también forma parte de la gestión de conflictos civiles, pues los conflictos siempre ofrecen la posibilidad de iniciar un proceso de cambio social. Esta idea resuena en la expresión «transformación de conflictos».

Sociedad civil - Colaboradora del Servicio Civil para la Paz

El SCP trabaja principalmente con organizaciones de la sociedad civil comprometidas con la no violencia en los conflictos. A éstas organizaciones se las forma en la gestión de conflictos civiles y se las apoya para que articulen sus posiciones y hagan oír su voz ante los organismos clave. El trabajo por la paz requiere de tiempo y paciencia: el SCP promueve el cambio social en los países colaboradores y, por lo tanto, se centra principalmente en los efectos a medio y largo plazo.

Los enfoques de trabajo del SCP son tan diversos como los conflictos y las regiones en los que trabaja: derechos humanos, medios de comunicación, atención psicosocial... todo puede ser objeto de trabajo para el SCP. Los colaboradores del proyecto del SCP orientan su trabajo a la situación concreta y a sus necesidades, ya sean en foros de diálogo o negociaciones de paz, en la reevaluación jurídica de los delitos contra los derechos humanos o en la reconciliación con el antiguo enemigo. Para ello, cuentan con el respaldo de expertos extranjeros y locales del SCP.

El SCP trabaja con organizaciones colaboradoras locales, que:

  • establecen estructuras de cooperación y diálogo, que, por ejemplo, fortalecen las instancias de conciliación tradicionales;
  • crean puntos de contacto y espacios seguros donde las partes en conflicto puedan encontrarse;
  • fortalecen las estructuras de información y comunicación que rastrean las causas y los efectos de los conflictos violentos (p. ej., promoviendo el periodismo para la paz, estableciendo redes de organizaciones para la paz y monitoreando el curso de los conflictos);
  • apoyan a grupos especialmente afectados por la violencia y trabajan por su reintegración en la sociedad (p. ej., mediante la asistencia psicosocial o el trabajo con personas traumatizadas);
  • ofrecen asesoramiento y capacitación sobre conceptos de gestión de conflictos civiles;
  • practican la pedagogía para la paz y deconstruyen la imagen del enemigo;
  • refuerzan la seguridad jurídica sobre el terreno y defienden los derechos humanos.